SOLEDAD VÉLEZ

Soledad Vélez

BIOGRAFÍA

Casi podríamos decir que es una recién llegada, pero creo que nadie a estas alturas será capaz de negar el poder hipnótico y abrasivo de la voz de Soledad Vélez, y ahí quedó registrado Wild Fishing para constatarlo. Run With Wolves es el regreso para poner los puntos sobre las íes, para ofrecer la versatilidad de su música y para confirmar el alto voltaje emocional de sus composiciones. Una producción cuidada y altamente arriesgada realizada por la propia Soledad junto a su fiel escudero Jesús De Santos (Polar, Sancristóbal), y el trabajo técnico de esos orfebres llamados Xema Fuertes y Cayo Bellveser (Josh Rouse, Ciudadano, Refree, Maderita) en los estudios Río Bravo ha ayudado a ver como la voz de nuestra admirada Soledad puede ofrecer diversos matices, viajar entre estilos y referencias según los ropajes que la acompañen durante el periplo. Y por supuesto, la participación del baterista Dani García (Nanga Parbat) ha ayudado a redondear un disco que es en sí mismo una especie de road movie emocional.

Y es que Run With Wolves es un disco que despierta entre el ardor, la urgencia, la resignación y la fuerza que transmite nuestra protagonista, y que acaba yaciendo en las manos del vitalismo, de la luminosidad y la esperanza. Un empujón que te anime a volver a comenzar un viaje que pronto se adivina maldito. Todo a través de un discurrir sonoro hechizante, que profundiza en los pantanosos terrenos que ya abriese en Wild Fishing, aquí todavía más hipnóticos si cabe, e infectándolos en ocasiones con sintetizadores y arpegiadores ochenteros, que les acercan a los logros de grandes bandas actuales como Chromatics o Electric Youth, pero con el toque de personalidad que les da su origen sonoro y el tono de voz de Soledad. Un hallazgo sin par, casi inaudito en el panorama musical, que además multiplica el potencial emocional de una intérprete de alto voltaje. Tengan cuidado, no les pille con las defensas bajas.

Un paso adelante arriesgado, pero al mismo apasionante, con hallazgos inusitados, pero, lo que es más importante, con ese potencial emocional que hace que sea imposible acercarse a Run With Wolves de puntillas: o te devora ferozmente o te escupe como si fueras indigno de él. Y les aseguro que hace buenas digestiones.